Pedacitos de Felicidad

Hace unos días, una maestra me regaló unas galletas de mantequilla en agradecimiento por ayudarla con su trabajo. Son el tipo de galletas que hacen que se humedezca la boca por verlas en el mostrador, pero que nadie jamás compra.
En cuanto salí de la oficina, lo primero que hice fue enrollar las galletas para que la lluvia no fuera a afectarles, las puse a un costado mío para evitar que las gotas arruinaran la bolsa de papel y en seguida pensé “quiero compartirlas con ella, estoy seguro que le encantarán”.

 Ahí fue cuando me golpeó. Comprendí que hasta la fecha, cada cosa que me gusta la he querido compartir contigo. Cada pedacito de felicidad lo quiero compartir contigo. Cada chocolate, cada rebanada de pastel…
Casualmente todo lo que me gusta, también te humedece la boca a ti y te hace feliz; yo no puedo evitar pensar en ti antes que disfrutarlo yo. 

Me paralicé después de descubrir lo que en realidad sentía por ti. Ya no eran dudas; no eran pretextos y tampoco era miedo. Ahora sé que quiero compartir cada momento de felicidad contigo. 
Miré la bolsa de galletas pensando en lo feliz que te haría probarlas antes que a mí y no disimulé mi sonrisa. Ahora solo falta que aceptes; que tú quieras y que me dejes compartir. 

"El inmortal lamentó que su vida no tuviera fin, el día que se apagó la última estrella. Nunca imaginó que hubiera tanta oscuridad."

https://twitter.com/Wolveck/status/218203351098208256

Fondo de piano melancólico

Otro día más…

Ya desperté, pero daría todo lo que poseo para que esto fuera un sueño. 
Mi mente está en blanco desde anoche. Ya no sé qué pensar, qué sentir, qué debo decir…

No sé si debo levantarme de la cama para ir a la escuela o simplemente quedarme a intentar despertar de esta horrible pesadilla…

Ya no sé qué sentir, sin embargo, siento un inmenso hueco en mi pecho que me aflige como jamás había sentido.

 Creo que… por primera vez en mi vida, estoy sintiendo dolor verdadero. Pero… ¿por qué me recuerdo llorando a tus pies si yo no fui el herido? Fuiste tú quién sufrió el accidente. Fuiste tú quién no me dejó nada, excepto recuerdos, enseñanzas, palabras que jamás escuché en realidad pero ahora, por alguna razón, todas se acumulan en mis pensamientos con el sonido de tu voz.

Otro día más… pero yo ya no quiero continuar…
Tengo que levantarme, tengo que moverme, y tengo que seguir con mi vida, pero es tan difícil poder creer que tú ya no estás…

¿Por qué te tuviste que ir? ¿Por qué tú? Aquí todavía nos haces mucha falta…

Te extraño demasiado, como jamás creí poder extrañar a alguien en la vida. 

Todos sabíamos que este momento llegaría tarde o temprano. Tener que verte… ahí… tan pálido…
Honestamente nadie creyó que sería pronta tu partida…

Tantas veces que no te busqué… ahora ya sé dónde encontrarte, pero no me contestarás. Ya sé dónde verte, pero no me verás…

Ahora que ya no estás aquí…

"¿Sabes qué es el cielo? Una serie de notas más altas; harmonías arregladas por la naturaleza de una forma celestial."

Robin Williams; August Rush (21 de Noviembre de 2007).


Pupilas Dilatadas

¿Sabías que las pupilas se dilatan cuando ves a la persona que amas?

No me es necesario verme reflejado para saber que esto es lo que me pasa cada vez que te veo.
Puedo sentirlo. A mis ojos; cómo es que se llenan de color negro, cada vez que te veo. Cada vez que tu hedor entra por mi piel.
Mis pupilas se expanden.

Yo sé que las tuyas también…

…Yo sé que tú me amas.
…Yo sé que eso es lo que en verdad sientes por mí. 

Puedo verlo en tus ojos, en tu mirada, en esos platos negros que tienes por ojos.

Te ves tan hermosa, sentada ahí. 
Esa cinta combina con tu piel, y la ropa que llevas puesta no se rompió mucho cuando te traje aquí. Tú sí sabes elegir. Tú puedes hacerlo todo.
Te ves demasiado hermosa, sentada ahí. Amarrada. Amándome.

 O… a lo mejor no me amas.
A lo mejor no es amor… tal vez es… miedo…
Tal vez son tus venas… llenándose cada vez más de droga…

Tal vez…


Tal vez…






¡NO! 

Son tonterías. Yo sé que tus ojos están así porque me amas. 
…Porque nos amamos.

Merecemos estar juntos.

…Merezco tener tu cuerpo.

Te mereces mi amor.

Mereces tenerme.

"Salí con Dios. Si no regreso, me fui con él."

…Et quand le jour arrive


Nota: Preferentemente leer con música de fondo: Song From a Secret Garden - Alexander Rybak

…Y el día que yo me vaya, por alguna tonta razón asumo que todos llorarán al pie de mi cuerpo unánime. A un costado de mi ataúd.

Mi gélida figura yace en una enorme vitrina, hecha sólo para que las lágrimas no lleguen hasta mi ahora inútil e insensible piel.
¿Por qué lloran mi partida?
Estaré donde deba de estarlo. En una gigante caja de zapatos. En tu amargo sollozar. En tus recuerdos. A donde quiera que vaya, es porque aquí ya no me necesitan, y porque de una forma u otra, pude haber cumplido con mi misión, o pude haber fallado. Ya no soy necesario.
Yo me voy con una sonrisa.
¿Por qué ustedes me despiden con el llanto más inconsolable que puede existir?
Parece que no me conocieron. ¿Jamás aprendieron que es mejor sonreír?
Si después de la muerte pudiera llorar por nuestra despedida, no lo haría. Te conocí por algo, y si en algún momento te olvidé, no me disculpo. Ya no puedo.
No sirve de nada intentar hablarle a los muertos.

Por favor, ya deja de llorar. Imagina que te abrazo, aunque no lo esté haciendo.
Imagina que te ayudo a levantarte, aunque sea sólo tu imaginación.
No me extrañes, yo ya no te extraño a ti.
No te enojes conmigo, ya no te puedo consolar. 
No le pidas que yo regrese. No lo voy a hacer.
Ya no soy necesario, pero tú sí.
Has lo que tengas que hacer antes de que te postren en mi lugar. Antes de que te vistan con algo que ya no necesitarás. 


El tiempo es oro, y mi oro lo invertí en ti. 

Ya deja de llorar.

Por lo que más amas, ya deja de llorar.

Agridulce

Nada más hermoso ante mis ojos que verte parada frente a mí…


 Caminando hacia tu distancia me encuentro desprevenido, mi mente en blanco, mis ojos distraídos pero concentrados en ti; mis rodillas falsean y amenazan con perder el equilibrio, mis manos no coordinan al caminar. No sé reaccionar encontrándome en tus calles, divagando en círculos sólo para tratar de que notes mi presencia. 

Esa aceleración que siento cuando te veo, detenida en mis pensamientos. Lo que siento no son mariposas, no es una analogía romántica. Es el efecto que tu aroma causa en mi sistema. Soy un huésped que se antepone a tu disposición para que llegues, me infectes de tus miradas, me enfermes de tus sonrisas, me incapacites con tus besos. Mi sistema no se defiende de ti, no quiere hacerlo, no sabe cómo hacerlo.

No hay algo más hermoso que verte parada, frente a mí…

Mis manos temblorosas…
Mi silencio…
Mis pasos inciertos…
Mi reacción tardía y el fallecimiento de mi cuerpo, tratando de arrastrar mis alteraciones respiratorias en forma de suspiros… todo esto se debe a ti.

Es lo que causas cuando sé que estás ahí…

… junto a él.

insanelygaming:

I Don’t Want Set The World On Fire - by Horace Heidt & Larry Cotton

Featured in: Fallout 3 distributed by Galaxy News Radio

(Source: insanelygaming / António)

Feels Horrible

-Se siente horrible, ¿cierto?
-¿Qué?
-Sentir… extrañar. Recordar el momento en que sus labios se tocaron, volver a sentir ese éxtasis que al mismo tiempo es nostalgia. Se siente horrible.
 -Sí, pero… ¿qué puedo hacer?
-Nada. Puedes seguir extrañando ese cosquilleo que recorrió tu cuerpo; ese rose entre labios que encausó tu felicidad por días; eso que tanto anhelaste, al fin poder saborearlo con tu tacto. Extrañar lo que no llegó a pasar.
Eso te recomiendo que hagas, que olvides todo. Despréndete de todos los recuerdos a su lado que te hicieron sonreír y vuelve a ser como era tu esencia, justo antes de notar que te morías por estar a su lado.
-…
-Se siente horrible, ¿cierto?
-Sí…
-Y te sentirás peor si me haces caso. Es un grave error, eliminar algo que te hizo tan feliz y con tanto gozo. Si quieres estar a su lado, hazlo entonces. La vida no es tan complicada como tú crees.
-Entonces, ¿qué debo hacer?